‘Bohemian Rhapsody’ triunfa en los Globos de Oro

Sorprende el escaso impacto de "A Star is Born", a pesar de sus cinco nominaciones.

Los Ángeles, Estados Unidos

Fuente: EFE

Green Book, con tres premios, y Bohemian Rhapsody y Roma, con dos, se repartieron la gloria en la 76 edición de los Globos de Oro, una ceremonia que sorprendió por el escaso impacto de A Star is Born a pesar de sus cinco nominaciones.

Green Book, de Peter Farrelly, se llevó el galardón a la mejor película de comedia o musical, así como los trofeos al mejor actor de reparto (Mahershala Ali) y mejor guion (Nick Vallelonga, Brian Currie y el propio Farrelly).

Por su parte, Bohemian Rhapsody sorprendió a propios y extraños alzándose con la estatuilla a la mejor película de drama, mientras que Rami Malek consiguió el reconocimiento como mejor actor por su retrato del difunto Freddie Mercury.


Ver esta publicación en Instagram

Congratulations #BohemianRhapsody family! What a night celebrating not one but two @goldenglobes!✨ #Repost @joe_mazzello

Una publicación compartida de Bohemian Rhapsody (@bohemianrhapsodymovie) el

1958s dos premios cosechó Roma, los de mejor película extranjera y mejor director, para el mexicano Alfonso Cuarón.

Roma se convierte así en la segunda película mexicana en llevarse el premio en esta categoría tras Tizoc (Amor Indio), en 1958. Además, Cuarón repite victoria como mejor director después de la obtenida como por Gravity.

Solo otros dos cineastas latinos han obtenido el trofeo al mejor director con anterioridad: Guillermo del Toro (The Shape of Water) y Alejandro González Iñárritu (The Revenant).


Ver esta publicación en Instagram

We are the champions! Congratulations to the cast and crew of #BohemianRhapsody on their @GoldenGlobes win for Best Motion Picture – Drama. #GoldenGlobes

Una publicación compartida de Bohemian Rhapsody (@bohemianrhapsodymovie) el

“Gracias a Netflix por conseguir que esta película tan improbable haya conseguido repercusión global”, dijo Cuarón sobre el escenario del hotel Beverly Hilton, de Los Ángeles (California), antes de asegurar que está “eternamente agradecido” a sus actrices Yalitza Aparicio y Marina de Tavira.

Instantes después, agregó: “Siento que esta película la dirigió Libo (la mujer que lo crió), mi madre, mi familia… Esta película no habría sido posible sin los colores específicos que hicieron quien soy. Gracias familia, gracias México”.

Uno de los premios más reñidos de la velada, el de mejor actriz de drama, fue a parar a Glenn Close por The Wife, que superó así a Lady Gaga (A Star is Born); Nicole Kidman (Destroyer); Melissa McCarthy (Can You Ever Forgive Me?) y Rosamund Pike (A Private War).

Close, llorando, recordó a su madre, quien le reconoció al final de su vida que siempre se había sentido eclipsada por su marido.

“Las mujeres somos personas que cuidamos y criamos a los demás, pero al mismo tiempo tenemos que perseguir nuestra realización personal y perseguir nuestros sueños. Lo deberíamos hacer y nos lo deberían permitir”, declaró, provocando una gran ovación en la sala.

Por otra parte, Vice, la máxima nominada con seis candidaturas, logró el premio al mejor actor de comedia o musical para Christian Bale, quien encarna en la cinta al ex vicepresidente estadounidense Dick Cheney.

“Gracias a Satán por servirme de inspiración”, dijo el actor galés.

Asimismo, Olivia Colman ganó el trofeo a la mejor actriz de comedia o musical por The Favourite y se lo dedicó a sus “brujillas”, en referencia a sus compañeras de reparto Emma Stone y Rachel Weisz.

“Me lo pasé bomba con vosotras”, aseguró.

Uno de los momentos más reivindicativos llegó con la victoria de Regina King como mejor actriz de reparto por If Beale Street Could Talk.

King, apostando por la ansiada paridad en la industria, dijo que todos los proyectos que produzca en los próximos dos años contarán con un 50 por ciento de mujeres en los equipos de trabajo.

“Reto a la gente con poder en la industria a solidarizarse y hacer lo mismo”, manifestó.

La noche se completó con el premio a la mejor canción original para Shallow (de A Star is Born), que fue a parar a Lady Gaga, Mark Ronson, Anthony Rossomando y Andrew Wyatt.

“Como mujer en la industria musical, es realmente duro que te tomen en serio como artista y compositora, y estos tres hombres me han llevado en volandas y apoyado”, indicó Gaga.

El galardón a la mejor película de animación fue para Spider-Man: Into the Spider-Verse y el de mejor banda sonora se lo llevó Justin Horowitz (First Man).

Mientras, el actor Jeff Bridges recibió hoy con gran entusiasmo el premio honorífico Cecil B. DeMille a toda su carrera en la 76 edición de los Globos de Oro, y agradeció a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood su elección.

Bridges, que hace unos meses estrenó Bad Times at the El Royal, subió al escenario del hotel Beverly Hilton de Los Ángeles, donde se celebró la gala, entre los aplausos del público en pie.

Un pletórico Bridges comenzó con una larga lista de agradecimientos, pues “hay tanta gente a la que agradecer”, empezando por su esposa, Susan Geston -“45 años de amor y apoyo, no estaría aquí sin tu cariño”- para acabar por su asistente personal o su doble en 17 películas.

Bridges cuenta en su haber con un Óscar y un Globo de Oro al mejor actor por Crazy Heart (2009), aunque no logró ningún reconocimiento por el que quizás sea el papel más querido por el público, Dude en The Big Lebowski (1988).

El actor se refirió a los directores de esa cinta, los hermanos Coen, como “maestros”, y aseguró que les estará agradecido toda la vida por haber sido parte de “esa película tan increíble”.

Además, hizo referencia al diseñador y arquitecto estadounidense Richard Buckminster Fuller, a quien se refirió como Bucky, y sobre ese hilo habló de los pequeños timones que ayudan al timón principal para que un barco grande, un petrolero, pueda girar.

“Ese pequeño timón es el ejemplo de cómo una persona está conectada con la sociedad y cómo afecta a la sociedad”, dijo el actor.

“(Todos) somos pequeños timones que somos decisivos a la hora de marcar la diferencia”, dijo Bridges, quien aseguró que “podemos cambiar el rumbo a este barco y llevarlo en la dirección que queremos, camino hacia el amor y hacia la construcción de un planeta sano para todos”.

Bridges acabó su largo discurso con una celebración de la vida (¡”Estamos vivos!”) y un mensaje optimista respecto al futuro de la sociedad

El actor Chris Pine fue el encargado de presentar el premio de Bridges, un actor “con una carrera extraordinaria de seis décadas durante la que ha creado personajes “icónicos, extraordinarios y nobles”, aseguró.

El Cecil B. Demille reconoce a aristas que han tenido un gran impacto en el mundo del entretenimiento, y entre otros lo han recibido Meryl Streep, Denzel Washington, George Clooney, Woody Allen, Jodie Foster, Morgan Freeman o Robert De Niro.

Comenta ahora