Fan de Enrique se esconde en su camerino

La admiradora de Iglesias pasó más de 12 horas debajo de una mesa esperando al cantante. ¡Qué intensa!

Miami, Estados Unidos

Fuente: BangShowbiz

A lo largo de su carrera musical de dos décadas, Enrique Iglesias ha vivido con sus fans más de una experiencia digna de ser contada, como la ocasión en que una de ellas nadó un kilómetro y medio para colarse en su casa de Miami, aunque hay algunas que se han quedado grabadas en su memoria más que otras por lo surrealistas que le resultaron.

"Una fan se coló en mi camerino y se escondió debajo de una mesa con su hermana pequeña, y se quedó allí como unas doce horas. No se atrevió a salir hasta después de que acabara el espectáculo, cuando yo ya estaba a punto de marcharme, alrededor de la una de la madrugada. Tenía miedo de meterse en problemas. A mí me pareció una locura… ¡quedarse debajo de una mesa doce horas! Eso es muy intenso", confesó la estrella de la música.

Miami, Estados Unidos

Fuente: BangShowbiz

A lo largo de su carrera musical de dos décadas, Enrique Iglesias ha vivido con sus fans más de una experiencia digna de ser contada, como la ocasión en que una de ellas nadó un kilómetro y medio para colarse en su casa de Miami, aunque hay algunas que se han quedado grabadas en su memoria más que otras por lo surrealistas que le resultaron.

"Una fan se coló en mi camerino y se escondió debajo de una mesa con su hermana pequeña, y se quedó allí como unas doce horas. No se atrevió a salir hasta después de que acabara el espectáculo, cuando yo ya estaba a punto de marcharme, alrededor de la una de la madrugada. Tenía miedo de meterse en problemas. A mí me pareció una locura… ¡quedarse debajo de una mesa doce horas! Eso es muy intenso", confesó la estrella de la música.

Sin ir más lejos, el pasado junio se encargó de proteger a una joven fan que había saltado al escenario para abrazarse a él con todas sus fuerzas durante su concierto en Bakú (Azerbaiyán) cuando su equipo de guardaespaldas intentó quitársela de encima a la fuerza preocupados por su seguridad. Aunque su actitud fue muy aplaudida por todos sus seguidores, él considera que no hizo más que lo correcto.

"En realidad tuve la oportunidad de hablar con ella durante el concierto. Estaba hablándome mientras se agarraba a mí. Si no me equivoco, tenía 12 años y había volado desde Irán solo para ver el concierto. Fue muy bonito. Era un encanto. La llevé a un lateral del escenario y pudo ver el resto del concierto desde allí. Pero hubo un momento en el que la rodearon doce guardias de seguridad y yo tuve que ponerme en plan: ‘Tíos, no. No pasa nada, de verdad. Es una niña. No va a hacerme nada’", recordó el cantante.

Sin ir más lejos, el pasado junio se encargó de proteger a una joven fan que había saltado al escenario para abrazarse a él con todas sus fuerzas durante su concierto en Bakú (Azerbaiyán) cuando su equipo de guardaespaldas intentó quitársela de encima a la fuerza preocupados por su seguridad. Aunque su actitud fue muy aplaudida por todos sus seguidores, él considera que no hizo más que lo correcto.

"En realidad tuve la oportunidad de hablar con ella durante el concierto. Estaba hablándome mientras se agarraba a mí. Si no me equivoco, tenía 12 años y había volado desde Irán solo para ver el concierto. Fue muy bonito. Era un encanto. La llevé a un lateral del escenario y pudo ver el resto del concierto desde allí. Pero hubo un momento en el que la rodearon doce guardias de seguridad y yo tuve que ponerme en plan: ‘Tíos, no. No pasa nada, de verdad. Es una niña. No va a hacerme nada’", recordó el cantante.

Comenta ahora