Thalía confiesa su mayor pecado 7 julio 2016

La cantante y actriz reveló en Instagram lo qué heredó de sus padres y qué clase de mamá es para sus pequeños.

Miami, Estados Unidos

Fuente: People en Español

Aunque está ocupada promoviendo su más reciente disco Latina, la cantante Thalía se da tiempo para ser una madre divertida para Sabrina Sakaë y Matthew Alejandro.

Gracias a las redes sociales, la también actriz y empresaria confesó su mayor pecado, su más grande aventura, y lo que heredó de sus padres. 

"Mi padre era criminólogo, definitivamente tengo ese aspecto de él, de indagar hasta la última clave del caso en lo que fuera, en mi carrera, en mis diseños, en todo lo que hago, me encanta hurgar", publicó en Instagram.

En la misma plataforma confesó que de su madre tiene "el tesón y las ganas de [pensar] que no hay nada imposible, de que todo se puede lograr, de que hay que hacer las cosas de corazón y no hay que vencerse".

"[Para] mis hijos creo que soy esa figura divertida, amorosa, amiga, pero que también es disciplinaria. Disciplino con mucho amor, con tranquilidad", reveló la intérprete de Un Pacto entre los Dos.

Así como la ven de delgada y con cuerpazo, Thalía también es víctima de los antojos: “El [pecado] que cometo todos los días y es algo que no lo puedo dejar, no lo puedo controlar, es la gula, definitivamente. Como todo el día, todo el tiempo, a todas horas”.

Miami, Estados Unidos

Fuente: People en Español

Aunque está ocupada promoviendo su más reciente disco Latina, la cantante Thalía se da tiempo para ser una madre divertida para Sabrina Sakaë y Matthew Alejandro.

Gracias a las redes sociales, la también actriz y empresaria confesó su mayor pecado, su más grande aventura, y lo que heredó de sus padres. 

"Mi padre era criminólogo, definitivamente tengo ese aspecto de él, de indagar hasta la última clave del caso en lo que fuera, en mi carrera, en mis diseños, en todo lo que hago, me encanta hurgar", publicó en Instagram.

En la misma plataforma confesó que de su madre tiene "el tesón y las ganas de [pensar] que no hay nada imposible, de que todo se puede lograr, de que hay que hacer las cosas de corazón y no hay que vencerse".

"[Para] mis hijos creo que soy esa figura divertida, amorosa, amiga, pero que también es disciplinaria. Disciplino con mucho amor, con tranquilidad", reveló la intérprete de Un Pacto entre los Dos.

Así como la ven de delgada y con cuerpazo, Thalía también es víctima de los antojos: “El [pecado] que cometo todos los días y es algo que no lo puedo dejar, no lo puedo controlar, es la gula, definitivamente. Como todo el día, todo el tiempo, a todas horas”.

Comenta ahora